6 dic. 2009

Una cosa que aprendi en la India

Leia esta maniana este post, y la invitacion al silencio fue mas fuerte que mi deseo de seguir surfeando, asique cerre la notebook y medite por 8 minutos.  Un record la verdad, considerando que ultimamente he estado esquivando la invitacion, a pesar de la recomendacion de la shaman que visite recientemente, y de la seduccion que el silencio ha despertado en mi.


En los primeros momentos por supuesto encuentro a mi mente saltando de aqui para alla, y recuerdo una clase en India, en el instituto de Patthabhi Jois, era una clase de los yoga sutras.


Recuerdo como mi mente saltarina queria hacer todo tipo de preguntas, y veo ahora en retrospeccion que tenia mas que ver conmigo queriendo escuchar mi propia voz que con realmente querer profundizar en el tema.


Los Indios estan acostumbrados a no preguntar nada.  A tomar la autoridad como viene.  


Si bien creo que esto NO es bueno, debo reconocer que tambien hay un punto intermedio entre el no preguntar, y preguntar DE TODO!


Que el profesor me invite a NO PREGUNTAR NADA fue un shock para mi, pero aprendi en esa clase a que quizas podria juntar mentalmente mis preguntas hasta el final de la clase por ejemplo,  o preguntar 1 de tres que aparecen en mi conciencia.   


Note que al balancear asi mi espiritu investigador, dos por tres las preguntas eran respondidas en las frases siguientes del profesor, la clase podia fluir mas facilmente, y mi ego se calmaba un poco.


Esto no quiere decir que en India todo es perfecto,  la verdad es que si me asuste cuando el profesor empezo a contar como en ciertas tradiciones Indues que la mujer tenga su periodo es considerado impuro.  Cuando pregunte "coooomoooooo"?  me dijo que el topico era demasiado grande para contestar preguntas.


No pude con mi genio e hice una escena.  Es que no soporto estas tradiciones machistas ignorantes (or por lo menos eso me dice mi ego). 


Al final del curso el profesor y yo tuvimos una charla de corazon a corazon.  Yo aprendi algo de el, quizas el tambien algo de mi? no se, y la verdad, no es importante.


credito foto

4 comentarios:

Carlos Acevedo dijo...

Hola Claudia.
Te escribo para invitarte a philosophiareformata.com Y para aclarar que el ensayo "El estudio de la Opinión" que aparece en el blog de Mikel Bruno es de mi autoría. Pueden reproducir el ensayo siempre y cuando citen la fuente para poder seguir difundiendo el proyecto. Te envío un abrazo y te invito a escuchar el podcast semanal de Philosophia Reformata

http://mikelbruno.blogspot.com/2009/11/breve-ensayo-sobre-la-la-opinion.html

http://philosophiareformata.com/

Núria dijo...

Hola Claudia:
Visito tu espacio porque quiero agradecerte el comentario que dejaste en mi blog. Siempre es una sorpresa agradable conocer a un amigo nuevo.
Me alegra que tu primer comentario sea para la obra de Federico González que entre otras cosas es de Buenos Aires, como parece que eres tú.

Espero volver con calma y explorar detenidamente tu territorio y tal vez podamos intercambiar ideas de interés para ambas.
Por cierto, ¿cómo llegaste a mi blog?...
Sea como sea te mando un beso allá donde estés entre Buenos Aires y New York.
Núria de "Desde mi ventana"
(http://dmiventana.blogspot.com/)

Claudia dijo...

Hola Nuria, llegue a tu blog buscando en el circuito de blogs, investigando lo que se escribe en estos dias sobr el espiritu. Gracias por tu comentario. Si, soy the Buenos Aires, por eso me sorprendio que no conocia a este autor.

Carlos, te he mandado un mensaje a tu direccion de cuenta, gracias por tu comentario

Flor dijo...

Gracias Claudia por tu mención al post:). Yo también era muy preguntona:), ahora con internet, pregunto menos y me entero de más, jaja:).

El silencio puede ser muchísimo más poderoso que la palabra, como el amor de verdad, supera cualquier concepto de "amor" que podamos crear o imaginar:), supongo.

Después de todo las palabras encierran a la vida. Nunca fuí tan feliz, como cuando no dominaba aún los conceptos. Espero que en algún futuro lejano, palabras e idiomas, sean recuerdos de un pasado que separaba lo que en realidad, no es separable. Lo que nos hace humanos:)

Un abrazo
Flor

ShareThis

Follow Me on Twitter